¿Qué es la celulitis?

Es una alteración del tejido subcutáneo que se acompaña de cambios en la microcirculación y modificaciones del tejido adiposo (grasa).  Se sabe que el tejido adiposo presenta diferencias entre el hombre y la mujer. Esto es lo que favorece que casi sea una enfermedad asociada al sexo femenino. En el hombre, solo aparece en casos patológicos.1

Celulitis: zonas rebeldes 

En cuanto a la localización, la celulitis suele producirse en la zona inferior del cuerpo. En algunos casos puntuales, la celulitis puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, lo más frecuente es que las mujeres tengan celulitis en muslos, glúteos, abdomen, caderas y parte superior de los brazos.1

Factores que desencadenan la celulitis

Los factores de riesgo que favorecen la aparición de la celulitis se encuentran muy relacionados con los problemas circulatorios y la falta de ejercicio físico. Otro factor que puede provocar celulitis es la alimentación. Y es que la nutrición también juega un papel importante. Además, no podemos olvidar los factores hereditarios y hormonales2 relacionados con el padecimiento de celulitis.

¿Por qué se produce la celulitis?

Existen varias teorías relacionadas con la formación de la celulitis. La teoría principal que explica por qué se produce la celulitis relaciona la disminución de la microcirculación del tejido adiposo con la aparición de la celulitis2 debido a un acúmulo de lípidos/grasa en los adipocitos. 1

Pero… ¿son todas las celulitis iguales? No, la celulitis puede clasificarse según los cambios físicos visibles en la piel en:

  • Celulitis dura. Cuando la celulitis tiene una apariencia compacta y no se modifica con los cambios posturales.2
  • Celulitis blanda. Es la celulitis con aspecto acolchonado, que tiembla con el movimiento y varía en función de la postura.2
  • Celulitis edematosa. Este tipo de celulitis aparece generalmente en extremidades inferiores y su signo característico es el hundimiento mantenido de la piel tras aplicar presión. 2

Tratamiento de la celulitis

Para el tratamiento de la celulitis podemos recurrir a tratamientos tópicos. Este tipo de tratamientos para combatir la celulitis, actúan fundamentalmente sobre el tejido adiposo. ¿Qué hacen? Impiden que se acumule grasa y, al mismo tiempo, estimulan su degradación.1

Para luchar contra la celulitis, también es importante usar tratamientos que incorporen activos que actúen sobre el sistema circulatorio. ¿Cómo funcionan? Actúan sobre el sistema circulatorio, activan la circulación, regulan la permeabilidad capilar (antiedematosos) y/o refuerzan el sistema vascular (venotónicos).1 Este tipo de tratamientos para combatir la celulitis pueden combinarse con tratamientos por vía oral destinados a mejorar la celulitis, que generalmente contienen también activos venotónicos, que ayudan al metabolismo de las grasas y contribuyen a mantener la función hepática.1

Si te preocupa la celulitis, ¡toma nota!

La celulitis está relacionada con los hábitos de vida. Es necesario adquirir unos hábitos saludables evitar en la medida de lo posible el empeoramiento de la celulitis. Evitar el sedentarismo, tener una dieta saludable, sin abusar de la sal, el alcohol y el café. Reducir el tabaco y los estados nerviosos también repercutirán en la aparición de la celulitis, así como usar ropa ajustada o tener pocas horas de sueño.2

¡Recuerda!

Come bien, muévete y descansa para mantener la celulitis a raya.

 

BIBLIOGRAFÍA

[1] Celulitis. Guía de actualización de conocimientos y protocolo de actuación farmacéutica. El club de la farmacia. Sitio web: https://www.clubdelafarmacia.com/formacion-continuada/ebooks/celulitis-guia-de-actualizacion-de-conocimientos-y-protocolo-de-actuacion-farmaceutica/# Fecha última visita: 08/06/20

[2] Celulitis: tu libro de mostrador. El club de la farmacia.  Sitio web:  https://www.clubdelafarmacia.com/formacion-continuada/ebooks/celulitis-tu-libro-de-mostrador/# Fecha última visita: 08/06/2020