¿Qué es la insuficiencia venosa?

Cuando se habla de una manera genérica de piernas cansadas, varices o hinchazón en los pies o tobillos, lo hacemos sobre un conjunto de signos y síntomas que engloban lo que se conoce como insuficiencia venosa… Se trata de un problema muy común que afecta mayoritariamente a mujeres y cuyo pico de incidencia se sitúa  entre los 40 y 49 años….

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Entre los factores de riesgo de la insuficiencia venosa, encontramos algunos que son inevitables:

  • La edad, ya que la incidencia de la enfermedad venosa aumenta a medida que cumplimos años.
  • El Sexo, ya que se trata de una enfermedad que afecta en un mayor porcentaje a las mujeres.
  • Factores Genéticos, que están implicados en el desarrollo de la patología y claro está, no pueden evitarse.
  • Y situaciones fisiológicas como el Embarazo o la menopausia, que no son evitables y que aumentan la incidencia de sufrir la enfermedad venosa.

Sin embargo, encontramos otro tipo de factores de riesgo que son evitables:

  • El permanecer de pie durante un tiempo prolongado.
  • La obesidad.
  • El tabaquismo.
  • La mala alimentación, asociada en muchos casos al sobrepeso y/o la obesidad.

 ¿Por qué se producen las varices y el cansancio de piernas?

En el organismo encontramos dos tipos de vasos, con funciones diferentes: las arterias y las venas. La función de las arterias es distribuir la sangre que se ha oxigenado en los pulmones por todo nuestro organismo.

Sin embargo, la función de las venas es recoger la sangre de todo el cuerpo y enviarla otra vez al corazón donde se oxigenará y volverá a bombearse  y a repartirse por todo el organismo.

Ese retorno venoso a nivel de las extremidades inferiores se hace contra la gravedad, y para realizarlo se dispone de diferentes mecanismos, donde destacan:

  •   La contracción de los músculos presentes tanto en los  gemelos como en el pie. Estos  músculos al andar, presionan y hacen que la sangre ascienda.
  •  El otro mecanismo es la presencia de unas válvulas dentro de las venas que hacen que la sangre no caiga.

Cuando estos mecanismos fallan, y sobre todo cuando esas válvulas venosas dejan de ejercer su acción de manera correcta, comienzan a aparecer los problemas…

La sangre se acumula en las extremidades inferiores y ese acumulo va a hacer que las venas se dilaten para contener esa mayor cantidad de sangre. Si persiste en el tiempo, esa dilatación terminará por hacerse permanente y transformarse en lo que se conoce como  varices.

Además de esas varices  y también por el mismo motivo se generan el resto de síntomas y signos de la enfermedad venosa como son las piernas cansadas o los tobillos y pies hinchados.

El papel del farmacéutico en la insuficiencia venosa

Nosotros como farmacéuticos y parte de la primera línea sanitaria tenemos un papel fundamental a varios niveles:

  • Somos fundamentales en la prevención de esta patología, detectando el problema en los primeros estadios de la enfermedad, aconsejando medidas y derivando al médico en los casos necesarios.
  • Fundamentales como agentes sanitarios, realizando y promoviendo campañas de educación sanitaria sobre medidas higiénicas y cambios de hábitos en los grupos de riesgo.
  • Somos imprescindibles tanto en el seguimiento farmacoterapéutico del tratamiento pautado por el especialista, como en la dispensación de productos de indicación farmacéutica destinados a la mejora de los síntomas de la enfermedad venosa.

¿Cuáles  son las soluciones para tratar la insuficiencia venosa?

Existen diferentes opciones para tratar la insuficiencia venosa, tenemos las terapias compresivas, y dentro de ellas lo más común es el uso de las llamadas Medias de Compresión, que ofrecen un buen resultado, aunque cuentan con el inconveniente de que son terapias muy incómodas y por lo tanto dificultan la adherencia terapéutica. 

También disponemos de venotónicos, medicamentos que actúan reduciendo la fragilidad y la permeabilidad vascular, y aumentando el  tono muscular de las paredes venosas, por lo que mejoran significativamente la sintomatología.

Es mediante la toma de estos venotónicos por vía oral, es decir, a través de comprimidos, como vamos a tratar el problema de la insuficiencia venosa desde dentro, actuando en el origen del problema.

Pablo García, Medicadoo