En la enfermedad venosa crónica existe una deficiencia en el funcionamiento de las válvulas venosas y/o defectos en la estructura de los vasos sanguíneos. Esto produce un retorno venoso deficitario.

Esta enfermedad, afecta principalmente a los miembros inferiores, las piernas. Los primeros síntomas que indican que puedes estar sufriendo enfermedad venosa crónica son el dolor, cansancio  y la pesadez de piernas, las varices, los calambres durante la noche y la hinchazón asociada a la retención de líquidos.

¿Qué debo hacer si tengo alguno de los síntomas de la enfermedad venosa crónica?

Si sospechas que puedes padecer la enfermedad porque notas alguno de los síntomas asociados con esta patología vascular, debes acudir a la consulta de atención primaria. Tu médico de cabecera, valorará tu caso y te dará un diagnóstico .

La enfermedad o insuficiencia venosa se ve influida por factores externos como pueden ser el sobrepeso, los hábitos intestinales, la exposición al calor o los tratamientos hormonales, entre otros. Además, existen factores genéticos que son los que condicionan mayoritariamente la aparición de esta enfermedad en las personas.

Según estudios poblacionales, la enfermedad venosa crónica afecta tanto al hombre como a la mujer. Sin embargo, se manifiesta de maneras distintas. En la mujer, suele aparecer en forma de varices reticulares y arañas vasculares. En el hombre predominan las tronculares y los estadios más avanzados de la enfermedad.1

Abordaje de la enfermedad venosa crónica

El abordaje de la enfermedad venosa crónica consiste en el tratamiento de los síntomas que aparecen en el inicio de la enfermedad (entre ellos: dolor, cansancio y pesadez de piernas, hinchazón, edema), mediante fármacos venoactivos, junto con terapia compresiva (medias de compresión). De esta forma se reduce la evolución de la enfermedad venosa, que, en los casos más avanzados, puede provocar una obstrucción de las venas afectadas. En estos casos, es necesaria la cirugía.1

Por las complicaciones que puede tener el avance de la enfermedad venosa crónica, es recomendable comenzar un tratamiento desde los primeros síntomas que afecten a las piernas y su circulación.

BIBLIOGRAFÍA

[1] Recomendaciones para el manejo de la Enfermedad Venosa Crónica en Atención Primaria. Sitio web: https://www.semergen.es/resources/files/noticias/venosaCrocina_1.pdf Fecha de última consulta 20/07/2020.