Si tienes problemas de circulación, no lo dudes ¡ponte el chándal y practica ejercicio! La práctica de ejercicio físico mejora el retorno venoso, ya que la contracción muscular actúa a modo de bomba que impulsa la sangre desde los miembros inferiores hasta el corazón. Este retorno venoso se ve comprometido en la enfermedad venosa crónica, debido a que las válvulas venosas o pared de los vasos no funcionan correctamente.1 Como consecuencia se produce dilatación venosa, dolor en las piernas y suelen aparecer edemas o pesadez en las piernas.1

El ejercicio físico, la mejor solución

Caminar, o realizar ejercicios, en los que intervengan sobre todo las piernas, van a mejorar notablemente la sintomatología de la enfermedad venosa crónica. Algunos ejemplos de deportes recomendados en esta situación son montar en bicicleta, caminar o nadar.2

Pero también podemos hacer ejercicio en casa, o en los descansos en nuestro puesto de trabajo. Este consejo, está especialmente recomendado para combatir la enfermedad venosa crónica en aquellos casos en los que se mantenga una misma postura durante mucho tiempo, por ejemplo estar de pie o sentado durante largas horas.3

Ejercicios para realizar sentado/a2

  • Realizar movimientos repetitivos juntando y separando las puntas de los pies, sin levantar los talones del suelo.
  • Balancear los pies, empezando por los dedos y terminando por los talones.
  • Elevar los talones, de tal forma que estemos “de puntillas”.

Ejercicios para realizar de pie2

  • Elevar los talones para apoyar todo nuestro peso sobre las puntas de los pies. Después, bajar lentamente.
  • Caminar utilizando como único punto de apoyo los talones.
  • Alternar el ejercicio anterior con caminar sobre las puntas de los pies, o de puntillas.

Ejercicios para realizar tumbado/a2

  • Tumbados, con los brazos pegados al cuerpo, elevamos las piernas. A continuación, flexionamos y extendemos alternativamente los dedos de los pies, realizando varias repeticiones.
  • Con la misma postura tumbados boca arriba, y las piernas estiradas, intentamos tocarnos las puntas de los pies entre sí, sin mover los talones.
  • Tumbados con las piernas flexionadas y elevadas, realizamos movimientos circulares de adentro hacia afuera y de fuera hacia adentro con cada una de las piernas.2

¡Recuerda, con estos ejercicios mejorarás la sintomatología asociada a la enfermedad venosa crónica de una manera fácil y sencilla!

BIBLIOGRAFÍA

[1] Recomendaciones para el manejo de la Enfermedad Venosa Crónica en Atención Primaria.  SEMERGEN. Sitio web: https://www.semergen.es/resources/files/noticias/venosaCrocina_1.pdf Fecha de la última consulta: 15/07/2020.

[2] Ejercicios para piernas cansadas. SEFAC. Sitio web: https://www.sefac.org/documentos-publicaciones-sefac/ejercicios-para-piernas-cansadas Fecha de la última consulta: 15/07/2020.

[3] https://www.sefac.org/sites/default/files/2017-11/Sind__piernas_cansadas.pdf Fecha de la última consulta: 20/07/2020.