La insuficiencia venosa es una de las enfermedades más comunes en el conjunto de la población española, Su prevalencia es del 64% en mujeres y del 37% en varones.1

La principal característica de la insuficiencia venosa es la dificultad para retornar la sangre desde las extremidades inferiores hasta el corazón, debido a un mal funcionamiento de las válvulas venosas o a defectos en la estructura de los vasos sanguíneos.2

¿Cuáles son los factores de riesgo de la insuficiencia venosa?

La enfermedad de miembros inferiores afecta principalmente a las mujeres, siendo el pico de incidencia de la enfermedad entre los 40 y 49 años. Existen diferentes factores predisponentes a sufrir insuficiencia venosa, y entre ellos destacan los factores genéticos. La edad, el sexo, el peso, los hábitos intestinales y estados especiales como la gestación son, también, factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad. Además, la exposición al calor y la vestimenta demasiado ajustada también pueden propiciar la aparición de la insuficiencia venosa.2

¿Cuáles son los signos o síntomas de la insuficiencia venosa?

Los síntomas principales de la insuficiencia venosa son la pesadez, las piernas cansadas, dolor, calambres, picor, sensación de calor o el síndrome de las piernas inquietas. También se producen manifestaciones cutáneas, como las telangiectasias o arañas vasculares que posteriormente darán paso a las varices. Según la evolución de los casos, pueden aparecer desde pigmentaciones en la piel, resultado de la extravasación de los hematíes, hasta dermatitis o eccemas; y, en los casos más avanzados de enfermedad venosa, úlceras.3

Por ello, es importantísimo el abordaje de los factores de riesgo para tratar la enfermedad de la manera más rápida posible y evitar futuras complicaciones. La terapia compresiva, los fármacos venotónicos y la cirugía son las distintas maneras de abordar la enfermedad. 13

Además, debemos tener en cuenta que en la evolución de la insuficiencia venosa pueden producirse complicaciones graves. En los peores casos se puede producir una hemorragia por la rotura de una variz, o desarrollarse trombos tanto en el sistema venoso superficial como en el profundo. 2 Ante la presencia de uno o más de los síntomas anteriormente descritos, es recomendable acudir a un especialista para que valore la relación con la insuficiencia venosa de miembros inferiores.

BIBILOGRAFÍA

[1] Sitio web https://www.semg.es/index.php/noticias/item/147-la-insuficiencia-venosa-cronica-inaugura-una-serie-de-documentos-semg-sobre-patologias-prevalentes-en-ap#:~:text=Madrid%2C%2013%20de%20julio%20de,y%20del%2037%25%20en%20varones. Fecha de última consulta 02/06/2020

[2] Recomendaciones para el manejo de la Enfermedad Venosa Crónica en Atención Primaria. Sitio web: http://www.semergen.es/resources/files/noticias/venosaCrocina_1.pdf  Fecha de última consulta 02/06/2020

[3] Guías de Práctica Clínica en Enfermedad Venosa Crónica. Sitio web:  https://www.mision-compresion.es/upload/publicaciones/PDF2_Guias-Practica-Clinica-Enfermedad-Venosa-Cronica_431.pdf Fecha de última consulta 02/06/2020