La insuficiencia venosa es la enfermedad vascular más frecuente por la que se consulta en los centros de atención primaria. Aún siendo una patología que tiene buen pronóstico, es necesario llevar a cabo un diagnóstico precoz, así como establecer unas medidas preventivas para evitar complicaciones. La insuficiencia venosa es una enfermedad crónica, progresiva y puede empeorar llegando a influir seriamente en la calidad de vida.

¿Qué es la insuficiencia venosa?

Su principal característica es la dificultad para retornar la sangre desde las extremidades inferiores hasta el corazón, debido a un mal funcionamiento de las válvulas venosas o a defectos en la estructura de los vasos sanguíneos. Como consecuencia, se produce dilatación en las venas superficiales, dando lugar a la aparición de varices y alteraciones en la microcirculación. Éstas pueden acompañarse de inflamación, que dará lugar a la aparición de los síntomas característicos.

Los síntomas y signos más frecuentes de la insuficiencia venosa

La pesadez, cansancio e hinchazón de piernas son síntomas que aparecen al inicio de una insuficiencia venosa. El dolor es el síntoma fundamental que conduce a su diagnóstico, y se produce como resultado del mecanismo de inflamación. Suele ser de carácter difuso, pero empeora con las altas temperaturas, el sedentarismo, pasar muchas horas de pie y la toma de anticonceptivos.

La pesadez de piernas de intensidad gradual, las varices, los calambres nocturnos y la retención de líquidos también son síntomas claros de insuficiencia venosa.

¿Qué hacer si tienes insuficiencia venosa para que no vaya a más?

Se recomienda poner las piernas en alto, la terapia compresiva mediante vendas o medias y el tratamiento por vía oral con fármacos venoactivos para mejorar estos síntomas y evitar que vaya a más.

En estadíos más avanzados de la insuficiencia venosa, pueden aparecer manifestaciones dermatológicas como pigmentación púrpura en la parte baja de la pantorrila, eczemas y úlceras varicosas. Puede evaluarse también el tratamiento quirúrgico para mejorar la patología

Para evitar la progresión de la enfermedad, es extremadamente importante la detección temprana de la misma y disminuir sus síntomas mediante la administración de fármacos venotónicos y correctas medidas higiénico-dietéticas.

BIBLIOGRAFÍA

Toda la información ha sido consultada de manera única en: