Sedentarismo y dolor de piernas.

 

La actividad física, como por ejemplo caminar, es el motor esencial para el retorno venoso. El sedentarismo “obligado” disminuye la función de la bomba muscular y aumenta la congestión venosa.

Recibimos muchas consultas sobre sobre la aparición o agravamiento de síntomas como la pesadez o el dolor en las piernas. Muchas consultas son de pacientes que tenían varices previas, pero también de personas que, sin varices, y desde que comenzó el confinamiento, tienen menos actividad física.

Además del efecto directo de la falta de ejercicio en el retorno venoso, se suman la ganancia de peso y la sensación de que ya no es necesario el tratamiento que se llevaba a cabo. Estamos observando que muchos pacientes prescinden de las medias elásticas o de la medicación flebotónica que tomaban, por el mero hecho de estar en casa y de que no trabajan de pie, cuando en realidad están de pie o sentados las mismas horas al día, y además con menor actividad.

Recomendación del Capítulo de Flebología de la SEACV

Dejar de tomar la medicación, o dejar de utilizar las medias elásticas, es un error conceptual que desde el Capítulo de Flebología de la SEACV estamos intentando transmitir a la población. El Estado de Alarma ha supuesto que muchos tratamientos o revisiones se hayan suspendido o aplazado, así como las consultas médicas.

Afortunadamente, la cantidad de contagios diarios va disminuyendo y ya se están retomando las consultas presenciales, pero queda un tiempo indefinido en el que vamos a tener menos actividad física. A esto se va a sumar el calor que va a venir en breve, que dilata más las venas y que agravará el estado de las varices.

Sigue las recomendaciones básicas de prevención y piensa que, aun en el caso de pequeños domicilios, se pueden realizar ejercicios con las piernas, andar sobre el terreno, movilización de tobillos… un par de veces al día, 5 minutos, sin que suponga un gran esfuerzo y sí mucho beneficio. Mantener, siempre que sea posible, las piernas elevadas.

No dejar de tomar la medicación prescrita y utilizar las medias mientras sea posible. Por supuesto, vuelve a consultar a tu cirujano vascular: te orientará sobre el mejor tratamiento.

 

Dr Rodrigo Rial, Junio 2020

Especialista en Angiología y Cirugía Vascular

Servicio de Cirugía Vascular y Endovascular Hospital Universitario HM Torrelodones

Presidente del Capítulo Español de Flebología y Linfología de la SEACV