Una buena dieta y saber que comerqué alimentos evitar son determinantes a la hora de prevenir molestias hemorroidales. En este artículo, te damos consejos para adaptar tu alimentación y así ayudar a prevenir la aparición de hemorroides.

Las hemorroides (también conocidas como almorranas), son la patología proctológica más frecuente y uno de los trastornos más prevalentes en la población en general1. En España, la prevalencia de hemorroides es del 13%, con un pico entre los 41 y los 60 años2.

La formación de las hemorroides está relacionada con una gran variedad de causas aunque destacan factores como el estreñimiento, la alimentación o el embarazo 2.

¿Qué comer si tengo hemorroides?

El estreñimiento es una de las causas principales de la aparición de hemorroides. A menudo el estreñimiento se relaciona con la dieta o con factores iatrogénicos*.

En las dietas pobres en fibra o líquidos las heces se endurecen o secan, lo que facilita el estreñimiento. La fibra aumenta el peso y el tamaño de las heces y las ablanda. Una materia fecal voluminosa es más fácil de evacuar, lo que disminuye la probabilidad de estreñimiento y puede reducir la probabilidad de desarrollar hemorroides3.

La fibra colabora estrechamente con la flora intestinal, el conjunto de bacterias que viven en el intestino. Esas bacterias son las encargadas de procesar algunos alimentos difíciles de digerir, absorber nutrientes y formar un ecosistema complejo que se autorregula y se mantiene en equilibrio. La fibra ayuda a dar consistencia a las heces y así favorece el tránsito intestinal4.

Además, una dieta rica en fibra puede brindar otros beneficios para la salud como ayudar a mantener un peso saludable, reducir el riesgo de diabetes, enfermedades cardiacas y algunos tipos de cancer3.

Lo más adecuado es incluir poco a poco la fibra en nuestra dieta. Para conseguir este aporte tan necesario, se recomienda ingerir una cantidad diaria de fibra adecuada según la edad y el sexo3.

recomendación fibra

Tabla extracta de: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/in-depth/fiber/art-20043983

En paralelo al aumento del contenido de fibra de la dieta, se recomienda que cuando se padezca hemorroides, se beba cantidad abundante de agua.

Alimentos ricos en fibra

Las verduras son la mayor fuente de fibras naturales. Si padeces hemorroides, se recomienda por ejemplo, el consumo de lechuga, acelgas, zanahorias crudas, las espinacas, las verduras tiernas cocidas, el brócoli, las alcachofas, las calabazas, las patatas, las judías verdes y los zumos de verdura. Los cereales y frutos secos tales como las semillas de girasol, las almendras, los pistachos y las nueces4. También hay una gran cantidad de fibra en las legumbres, además de contener proteínas, lo que puede facilitar la digestión y la evacuación.

Las frutas (preferiblemente con piel) son también una gran opción para incorporar más fibra en la comida. Son muy ricas en fibras así como en vitaminas y minerales. Se recomienda tratar de comer por lo menos 5 porciones diarias3.

¡Cuidado! agregar demasiada fibra demasiado rápido puede producir gases intestinales, hinchazón abdominal y calambres. Aumenta la fibra en la dieta gradualmente durante algunas semanas. Esto permite que las bacterias naturales de tu sistema digestivo se adapten al cambio3.

¿Qué alimentos evitar si tengo hemorroides?

No solo es fundamental saber que se puede comer si sufres de hemorroides, también es importante evitar algunos alimentos que pueden favorecer el estreñimiento o la aparición de hemorroides.

La tabla siguiente recoge algunos de los alimentos del que se desaconseja el consumo en cuyos pacientes que padecen estreñimiento y/o hemorroides.

Alimentos evitables

Tabla adaptada de: Hemorroides hidratación y protección. Micaela Pérez Alcázar.  Farmacia Profesional, Vol 19, Num 2, febrero 2005.

¿Qué más puedo hacer para aliviar las hemorroides?

Aunque unos buenos hábitos de vida y una dieta saludable sean de gran ayuda para el alivio de las hemorroides, si sufres una crisis, también puedes aplicar las siguientes recomendaciones:

Cuida tu higiene local

La higiene de la zona perianal después de cada deposición debe ser frecuente y cuidadosa, con agua tibia, un jabón ácido o neutro, enjuagado abundante y secado suave. No se recomienda el uso de papel higiénico; es preferible el uso de toallitas húmedas. Después de la higiene, es importante secar bien la zona para evitar infecciones e irritaciones. Los baños de asiento son recomendables (con agua fría o tibia, nunca caliente)5,6.

Cuida tus hábitos y estilo de vida

 Alterna las posturas a lo largo del día y evita permanecer demasiado tiempo de pie.

No retrasar nunca el momento de defecar.

La aplicación de hielo o compresas frías ayuda a reducir la zona inflamada.

Por otro lado, es conveniente evitar las prendas de ropa que presionen el abdomen, ya que aumentan la presión interna y dificultan el retorno venoso.

Realiza actividad física

Un estilo de vida sedentario puede favorecer la aparición de hemorroides. La actividad física puede ser un buen aliado, para combatir el sedentarismo y el riesgo de sobre peso. Dedica un rato todos los días a la actividad física que más te guste y relájate.

¡Cuidado! Deportes como el ciclismo, el motociclismo, el remo o la equitación, pueden favorecer la presencia de hemorroides.

Existen pomadas locales que tratan y alivian las molestias y sus complicaciones

EmoflonTM es una pomada indicada para el tratamiento y alivios de los síntomas hemorroidales y sus complicaciones (ej: eczema, fisura anal)7.

EmoflonTM  tiene una composición única con sucralfato y extractos de hierbas de origen natural: camomila, caléndula y hamamelis, que ayudan a disminuir la sequedad de la piel, favorecen la cicatrización de las heridas y reducen el daño causado al defecar7.

Otra de las ventajas de EmoflonTM  es que no contiene anestésico local ni corticoides. Por lo que no está contraindicado en mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. Además, se puede usar hasta 4 semanas sin interrupción7.

El uso de EmoflonTM  es muy sencillo de aplicar, tanto si las hemorroides son externas como internas. Se recomienda su uso una o dos veces al día, dependiendo de cómo evolucionen los síntomas7.

El profesional sanitario es tu aliado

Si a pesar del buen cumplimiento de todas estas medidas higieno-dietéticas y farmacológicas notas que los síntomas hemorroidales no mejoran, no dudes en consultar un médico o farmacéutico.

Dr. Germán Vega
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

 

Producto sanitario Clase IIa fabricado por Egis Pharmaceuticals PLC · CE 2409 · Cumple con la normativa de productos sanitarios · No puede ser usado en caso de hipersensibilidad conocida a la lanolina u otros ingredientes contenidos en este producto. No usar en hemorroides sangrantes · Puede producir reacciones de hipersensibilidad, los síntomas son: sensación de quemazón, picor, dolor o eritema · Lea las instrucciones de uso. Consulte a su médico si sus síntomas no mejoran en el transcurso de 1-2 semanas.

Referencias

  1. Guia de hemorroides Fisterra. 2017 https://www.fisterra.com/guias-clinicas/hemorroides/
  2. Parvez Sheikh, et al. The prevalence, characteristics and treatment of hemorrhoidal disease: results of an international web-based survey. J Comp Eff Res. 2020; 9(17):1219–1232
  3. https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/in-depth/fiber/art-20043983
  4. https://cuidateplus.marca.com/alimentacion/diccionario/fibra.html
  5. Hemorroides hidratación y protección. Micaela Pérez Alcázar. Farmacia Profesional, Vol 19, Num 2, febrero 2005.
  6. DE CONTE VILA O. BATLLE EDO C. FARMACIA PROFESIONAL. 2003; 17(11):60-65.
  7. Instrucciones de Uso de EmoflonTM. [último acceso: 17 de junio de 2021].

*Condición física o mental adversa inducida en un paciente por efectos indeseables o lesivos del tratamiento. (RAE)